Saltar al contenido

La quiropráctica es para todos

La suavidad del tratamiento, el respeto por las necesidades específicas de cada cuerpo y la ausencia de efectos secundarios, hacen de la quiropráctica una opción recomendable para cualquier condición y edad.

Embarazadas

Los cambios de peso y hormonales provocados por el embarazo exigen mucho de la mujer, física y emocionalmente, en conseqüencia la columna se ve afectada. Con la quiropráctica podemos ayudar a vivir este proceso con el mínimo de complicaciones a la vez que se prepara el cuerpo para el parto.


Recién nacidos, niños y jóvenes

El proceso del parto, las caídas, las mochilas excesivamente pesadas y las tensiones emocionales propias de la adolescencia pueden repercutir sobre la columna vertebral interfiriendo en su desarrollo sano y natural. La quiropráctica les ayuda de disfrutar plenamente de su infancia y prevenir futuros problemas de salud.


Tercera edad

La evolución natural del cuerpo acostumbra a venir acompañada de un desgaste provocado por años de falta de cuidados. La quiropráctica permite al cuerpo recuperar parte de la vitalidad y la flexibilidad perdida, para poder disfrutar de las infinitas posibilidades que ofrece esta etapa de la vida.


Deportistas

Mejor concentración, flexibilidad, rendimiento, capacidad de recuperación y disminución de lesiones, son conceptos clave para cualquier persona que practique el deporte tanto de forma profesionas como amateur, estas ventajas se consiguen con un cuerpo libre de subluxaciones vertebrales.