El centro | La Quiropráctica | ¿Qué hace el quiropráctico? | Beneficios | La Quiropráctica es para todos | Testimonios

• Contacto
 

Testimonios


Joan, 26 años
"El motivo que me trajo al Quiropráctico fue el malestar constante, la falta de descanso debido al dolor de cervicales y espalda, el estrés.... Gracias a la Quiropráctica me siento con ganas de hacer cosas, con una espalda nueva y con una vida mucho más calmada y feliz!"
 
 
Anna, 25 años
"Empecé a venir al quiropráctico porque hace dos años tuve un accidente de coche. Con el tiempo las cervicales fueron a peor. Tenía mucho dolor de cabeza y me levantaba con mareos. Me sentía muy pesada y cansada.
Ahora ya no tengo dolor de cabeza y me siento más ligera."

 
 
Sonia, 49 años
"Hasta los 40 me sentía muy bien pero a partir de ese momento mi salud empeoró. Me dolía todo el cuerpo y sobre todo la espalda. Visité muchos médicos pero nadie sabía qué hacer conmigo. Tomaba pastillas, estuve 1 año de baja y estuve con depresión. Conocí la Quiropráctica en una feria y me cambió la vida. Hace un año y medio que vengo al quiropráctico y el dolor ha desaparecido. He aprendido a vivir la vida de otra manera con más tranquilidad y cuidándome más."
 
 
Roser, 54 años
"Hace seis meses decidí acudir al quiropráctico para hacerme unos ajustes de cadera ya que me dolía y sufría una pequeña escoliosis. A las pocas sesiones noté mucha mejoría y el dolor desapareció. Pero la quiropráctica no se acaba aquí y con esta práctica he podido ajustar mis emociones. Ahora me encuentro mucho mejor en todos los aspectos: físico, emocional y mental. Estoy tranquila, confiada, en paz y feliz."
 
 
Montse, 25 años
Practico deporte y soy muy activa. Hace tres años empecé a notar que algo no iba bien. Cargas musculares, tensión, dolores de cabeza... Todo esto se convirtió en vértigos. Debido al dolor me cambió el humor, las ganas de hacer cosas e incluso mi aspecto físico. Finalmente un día encontré un milagro LA QUIROPRACTICA! Aquí he encontrado la solución a mis problemas. Mi calidad de vida ha aumentado el 200 %!"
 
 
Xevi, 29 años
"Para mí la Quiropráctica era totalmente desconocida hasta que un día un amigo mío me lo recomendó. Solía cargar la parte cervical y luego se convertía en migrañas. Hice 10 sesiones de la fase intensiva y la verdad es que noté un cambio muy importante, tanto a nivel de dolor como emocional. En situaciones de presión soy capaz de controlar mi estado anímico y canalizar las emociones. Esto me aporta una paz interior que hace que duerma bien y me sienta con más energía y ganas de hacer cosas. Ahora sigo con la fase del bienestar. Creo que realmente ha valido la pena."
 
 
Laura, 39 años
"Conocí la Quiropráctica por casualidad. En una feria me dieron un tríptico, lo leí, y le dije a mi marido "esto es lo que necesito". Me levantaba con dolor en las lumbares, y al poco de venir el dolor desapareció y no ha vuelto. Tenía migrañas día sí, día no, y ahora ya no tengo. Me costaba tragar la saliva y esto también ha desaparecido. Tenía crisis de angustia y notaba que me faltaba el aire; esto también se ha terminado. Respiro sin dificultad, no he vuelto a tener ansiedad, y en momentos de estrés he aprendido a respirar y a controlar. Soy más feliz y ahora disfruto de la vida, no la sufro."